El dilema de un médico judío con un paciente Covid-19 NEONAZl: «No me deje morir, doctor»

El doctor Taylor Nichols de los Estados Unidos es de origen judío y ha relatado como atendió a un paciente NEONAZl junto con sus compañeros, un auxiliar asiático y una enfermera negra.

«El hombre presentaba mal estado, nervioso, asustado. Cuando lo llevamos a la camilla y le quitamos la camisa para ponerle una bata de hospital, todos notamos la cantidad de tatuajes NAZlS en su cuerpo».

El doctor explicó que el hombre era un adicto a la metanfetamina y que ya casi no tenía dientes. «Tatuajes de la ‘S S’ y una ESVÁSTlCA en el pecho, llegó casi sin respiración.

“No me deje morir, doctor”, a lo que Nichols respondió que haría todo lo posible para evitarlo, como en cualquier otra intervención.

«Todos vimos los símbolos de odio en su cuerpo anunciaban con orgullo su punto de vista. Todos sabíamos lo que pensaba de nosotros. Cómo valoraba nuestras vidas».
«Sin embargo, aquí estábamos, trabajando a la perfección como equipo para asegurarnos de darle la mejor oportunidad de sobrevivir que pudiéramos».
“Me he enfrentado a estas situaciones innumerables veces desde la escuela de medicina. No la intubación, que es una rutina en este momento para mí y mi equipo. Las esvásticas. Los pacientes racistas. Cada vez me siento un poco conmocionado, pero entré en este trabajo con ganas de salvar vidas y cada vez he sido capaz de moverme sin problemas y rápidamente a través de esas emociones para hacerlo”, relató Nichols.

¿Se preocuparía por mi vida si se invirtieran los papeles?, fue lo que se preguntó el doctor sobre el supremacista blanco. Pero entonces la situación clínica del hombre empeoró y el equipo médico le intubó a un respirador artificial para  mantenerlo con vida.

El doctor reflexionó sobre la pandemia y como la extrema derecha negó la existencia del virus: «llamaron a la pandemia un engaño, nos llamaron mentirosos y corruptos, nos dijeron que estamos siendo demasiado políticos al preocuparnos por la muerte de los pacientes y tratar de salvar vidas».

El hilo se viralizó y superó los 119.000 me gustas generando miles de comentarios: