Fernando Simón no esconde su ideología y se reafirma con las mascarillas: «No es necesario que todo el mundo lleve mascarilla»

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, fue entrevistado por Jordi Évole en su programa en la sexta  ‘Lo de Évole’, donde dejó varios titulares reseñables.

El epidemiólogo respondió a las cuestiones de Évole en una entrevista larga y complicada en la que confesó su afinidad ideológica cuando fue preguntado  si es de derechas o de izquierdas.

«¿Tengo que decirlo? Yo creo que se me nota. Yo soy muy social. Yo creo que tenemos que preocuparnos por las personas que tienen necesidad, los que tienen las necesidades cubiertas me preocupan poco. Creo que tenemos que evitar pensar que hay dos grupos diferentes, creo que somos una población y no entiendo cuando veo posiciones en las que parece como si los grupos más desfavorecidos fueran de otra especie».

«Me parece inaudito que se pueda valorar a la población por el nivel económico que tengan, y más sabiendo que el nivel socioeconómico de las familias tiene mucho que ver con el futuro de los hijos y yo creo que tenemos que romper ese círculo vicioso».

Simón confesó que todavía no ha sido vacunado y que está cansado «físicamente».  «Psicológicamente aguantamos. Esto es cuestión de saber y aceptar cuál es tu responsabilidad y saber hasta dónde puedes llegar. No vale bajarse del barco de cualquier manera».

Uno de los momentos más criticados a Simón durante esta pandemia fue la gestión de las mascarillas,  y Simón se reafirmó en su posición:  «No es cierto que sea necesario que todo el mundo la lleve. Lo hacemos porque no sabemos quién está enfermo, pero si supiéramos quién lo está, no sería necesario. Es más importante prevenir».

«Previamente se decía para qué servían las mascarillas, pero ante la incapacidad de abastecernos teníamos que utilizar otras medidas. La mascarilla no es clave para controlar la transmisión, sino que lo es cuando no se pueden implementar otras medidas».

El epidemiólogo respondió a los que opinan que se hubiera tenido que confinar antes a la población dando los datos de la incidencia por aquel entonces, «me hubiera gustado saber que hubiera pasado si hubiéramos cerrado el país con una incidencia de 0,5».

Simón se convirtió en TT como era previsible, e hizo intensificar los atques de la derecha al citar a Julio Anguita y Labordeta como personas con las que le gustaría charlar.

Hoy destacamos: