La garantía obligatoria de los productos pasa de dos a tres años

El ministerio de Consumo que dirige Alberto Garzón ha sacado adelanta la ampliación de las garantías legales de los bienes, incrementando en un año la duración de sus coberturas.

El Consejo de Ministros ha trasladado a la normativa española varias directrices europeas para intentar lograr que los bienes de consumo sean más sostenibles, y tenga un impacto menor contra el medioambiente.

También se ha incrementado de cinco a diez el tiempo mínimo por el que el fabricante está obligado a disponer de piezas de repuesto cuando el producto deja de fabricarse.

Para los servicios/contenidos digitales la duración se amplía hasta los dos años.

El plazo de prescripción para ejercer los derechos que el consumidor tiene cuando no esté conforme se amplía de tres a los cinco años, aumentando también de seis meses a uno o dos años el periodo para acreditar no estar conforme con el producto.

En ese período, el usuario solo tendrá que demostrar que el bien, contenido o servicio digital no es conforme a lo acordado, sin necesidad demostrar su falta de conformidad en el momento de la entrega, como hasta ahora.

Hoy destacamos: