“Los toros tienen más derechos que los niños abortados o los eutanasiados”. El arzobispo de Oviedo

Jesús Sanz Montes, el arzobispo de Oviedo, ha hecho una lamentable comparación durante una homilía para defender la tauromaquia.

«Ya quisiera yo que niños abortados o ancianos y enfermos eutanasiados sin paliativos tuvieran la legislación protectora que se les brinda a los toros».

La comparación siguió de la peor forma posible considerando que era un mal asunto cuando la «estocada se da en el seno materno, o cuando en el dolor terminal se da la puntilla al enfermo; eso es otra corrida subvencionada».

La cosa no quedó ahí y también se aventuró a opinar sobre el conflicto en Afganistán lamentando la actitud de “algunos fundamentalistas de turbante o turbadores de guante blanco” hacia “las mujeres y las niñas”, así como con los cristianos que “degüellan sin miramiento ante la indiferencia internacional”.

Hoy destacamos: