El cardenal Cañizares se salta las medidas de seguridad y abre la basílica de Valencia para enseñar a la virgen

Ante la atenta  vigilancia de la Policía Nacional y local de Valencia, que ha acudido a la Iglesia del polémico cardenal Antonio Cañizares tras producirse una aglomeración de personas, la virgen ha sido sacada para ser adorada.

El cardenal Cañizares ha abierto las puertas de la Basílica incumpliendo el decreto del estado de alarma para celebrar el día de la Virgen de los desamparados junto a un centenar de feligreses.

Los efectivos de la policía han intervenido para interrumpir el acto puesto que se saltaba las restricciones impuestas para prevenir la propagación del virus.

Algunas personas presentes han accedido al interior del recinto. El arzobispado ha asegurado que no se han incumplido las medidas de seguridad.

Desde la Policía Local de Valencia se está elaborando un informe que se trasladará a la Delegación del Gobierno puesto que “es la Administración central quien debe actuar”.