La casa Real se quedará con el dinero que Felipe VI le retiró a su padre y no serán devueltos a las arcas públicas

La casa Real se quedará con la asignación que el rey Felipe VI retiró a su padre Juan Carlos I después de que se estrechase el cerco sobre las presuntas actividades irregulares ejercidas como rey durante su mandato.

Concretamente los 161.000 euros que el emérito tenía asignados en concepto de jubilación, y que Felipe VI le retiró el pasado 15 de Marzo, cuando renunció ante notario a la herencia de su padre, pasarán a formar parte del presupuesto de la casa real.

El presupuesto de la Casa Real confirma que ese dinero asignado en los PGE no han sido devueltos a las arcas públicas y permanecerá en palacio, concretamente al fondo de contingencia, que utiliza para sufragar los gastos imprevistos o que no se contemplan en el presupuesto.

Juan Carlos I dejará de percibir este año 161.034 euros, después de que Felipe VI anunciase que se le retiraba su asignación presupuestaria tras el escándalo de los pagos de Arabia Saudí a Juan Carlos I y que situaban a monarca como segundo beneficiario de los 100 millones de euros.

Los problemas para el rey emérito se intensificaron cuando la fiscalía de Ginebra empezó a investigar el rastro del dinero procedente de Arabia Saudí de la operación del contrato del AVE a la Meca y de Kuwait.