La dueña del restaurante boicoteado por dar de comer a Iglesias y Montero: “Es vergonzoso que no tengan derecho a la privacidad ni con tres niños pequeños”

El vicepresidente Pablo Iglesias y la ministra Irene Montero se han visto obligados a dejar la casa en la que estaban veraneando por la seguridad de sus hijos tras recibir insultos y amenazas en la localidad de Lena (Asturias).

La pareja sufrió de nuevo acoso por un grupo de ultraderechistas que incluso boicotearon un bar del lugar por intentar darle un servicio al vicepresidente y la ministra.

Los propietarios del restaurante ‘Casa María’ en Felgueras, en Asturias, emitieron un comunicado tras el incidente vivido en la localidad.

El mensaje publicado en su fan page de Facebook:

Ante determinados comentarios ofensivos vertidos sobre nuestro restaurante, relacionados con la estancia de un político y su familia en nuestro pueblo, nos gustaría aclarar varios aspectos al respecto:
-En primer lugar, apuntar que nuestro local, sigue funcionando normalmente(adoptando todas las medidas necesarias en esta “nueva normalidad”), y sigue estando abierto para absolutamente TODO EL MUNDO.
-En segundo lugar, que nuestra “casa” se desvincula totalmente de cualquier inclinación ideológica, siendo el respeto y la educación, lo único que prima entre nosotros.

Una vez esperamos, aclarado el tema, animar a todos y todas los que están intentando boicotear nuestro local, cesen en su empeño y vengan a comprobar por ellos mismos que nuestra cocina sigue abierta para todo aquel que quiera disfrutar de ella.Y que por supuesto, en caso contrario, adoptaremos las medidas oportunas.

En  declaraciones al Huffington Post la dueña manifestó estar alucinando, y relató que llaman al teléfono del establecimiento para acosarlos:Es vergonzoso que no tengan derecho a la privacidad ni con tres niños pequeños. En un Estado de Derecho, que haya que oír estas cosas… Venían a desconectar y no han tenido derecho”.