Los diputados protestaron por la artimaña del presidente de la cámara y tras un rifirrafe consiguieron salir del pleno de nuevo, quedando 35 diputados en el interior para votar la medida.