La sentencia hace constar que los exconcejales actuaron “con la única finalidad de proteger los intereses públicos”.