“No sabemos si un caso cuando llega es negativo y dos días después va a ser positivo”. “No podemos invertir en un control férreo de fronteras lo que no tenemos. Ni nosotros ni nadie, es que es prácticamente imposible”, explicó el epidemiólogo.