Ayuso recoge cable con la «cartilla covid» tras las críticas recibidas

La lluvia de críticas recibida ayer por la presidenta de la comunidad de Madrid tras anunciar una serie de medidas  para intentar contener los brotes producidos por el virus, le ha hecho jugar con la terminología.

Se trata de la propuesta de la «cartilla covid», una medida que implica identificar a las personas que ya tuvieron la enfermedad para que puedan acceder a trabajos, salas de cine y otro tipo de establecimientos, y que no se sostiene desde el punto de vista sanitario.

No hay evidencia científica que asegure que las personas que han contraído la enfermedad generen inmunidad, puesto que algunos pacientes dados de alta volvieron a dar positivo en las pruebas.

Desde el punto de vista jurídico tampoco es sostenible dado que generaría desigualdad, e incluso provocaría que algunas personas se autoinfectaran para poder beneficiarse de las ventajas que obtendrían con dicha cartilla.

El ministro de Sanidad Salvador Illa también habló sobre la propuesta y relató que «ningún organismo internacional, en concreto ni la Organización Mundial de la Salud, ni ninguno de los documentos que hemos elaborado, ni el real decreto ley de nueva normalidad ni el plan de respuesta temprana contempla ese tipo. La propia OMS quien abandonó la idea de un pasaporte COVID de medidas. Nosotros no recogemos esto ni ningún organismo internacional lo hace».

Además la cartilla entraría en conflicto con la ley general de protección de datos, por todo esto, en menos de 24 horas la presente ha publicado un mensaje a través de Twitter para manifestar que es un «proyecto piloto» rebajando la propuesta a «una solución que aglutine datos y afine en políticas públicas, algo positivo en una epidemia».