La ultraderecha colapsa tras la condena de Bildu al ataque en la tienda de la madre de Abascal

El líder de Vox ha comunicado a través de sus redes sociales que la tienda de su madre y hermana en Amurrio (Álava) ha sufrido daños por el ataque de un grupo de encapuchados.

La tienda ha aparecido con pintadas y algunas pedradas que no han causado daños, puesto que la tienda tiene cristales blindados.

El mensaje en euskera que han pintado se podía leer «Ea hau gustoko duzun, faxista», que en castellano significa «a ver si te gusta esto, fascista».

«Esta noche tres ratas encapuchadas han atacado el negocio de mi madre y de mi hermana apedreando los cristales y dejando una pintada amenazante».

«Mientras algunos se victimizan de manera falsaria, sus brigadistas atacan a los que previamente demonizan e incluso a sus familias», publicó Abascal.

Abascal aprovechó y utilizó a ETA en su denuncia para atracar de paso al gobierno: «No han podido romper las lunas y quemar el comercio porque los cristales están blindados desde el año 1999, año en el que los socios de Sánchez e Iglesias ya nos quemaron la tienda en febrero y lo volvieron a intentar en agosto», ha sentenciado Abascal.

Tras la denuncia el líder de Vox se ha convertido en TT, con la condena de la izquierda en la red social y Bildu también ha publicado la suya:

«EH Bildu Amurrio considera inadmisible el ataque que recibió una familia del municipio en su tienda anoche».

El líder de Vox, lejos de ser un agradecido ha colapsado y ha aprovechado para lanzar otro dardo: Agradezco las muestras de solidaridad ante el ataque al negocio de mi familia. Pero distingo entre las sinceras y las de postureo, realizadas por los que han contribuido a la demonización de mi familia.