Francisco Zugasti, acosador de Pablo Iglesias, condenado a seis meses de prisión

Le ha salido caro el roscón con chocolate que se comió el presidente de Projusticia, Francisco Zugasti, en las afueras de la casa de Iglesias y Montero en Galapagar: 6 meses de cárcel.

Zugasti ha sido condenado por haber insultado y empujado a agentes de la Guardia Civil y oponer resistencia.

Los hechos:

El pasado 30 de diciembre Zugasti acudió a comerse un roscón con chocolate y elementos festivos como un matasuegras en las inmediaciones de la casa del  vicepresidente y la ministra de igualdad, situándose con otras personas que estaban en el lugar haciendo las lamentables protestas continuadas en el tiempo que se están realizando en el chalet de Galapagar cuando los agentes le pidieron que se alejaran de la zona.

Según la sentencia el hombre “se alteró” e insultó a uno de los agentes «en tono despectivo». «El acusado llegó a golpear al agente «en dos ocasiones en el pecho», por lo que este «procedió a reducirlo» utilizando una fuerza mínima.

El atestado:

“Durante el trayecto, el Sr. Zugasti parece estar un tanto alterado, y propina varios empujones contra el pecho del suboficial, quien le advierte de que no va a tolerar tales acometimientos en más ocasiones. En la siguiente ocasión que este individuo vuelve a repetir el golpe con sus manos en el pecho del agente, éste procede a atraerlo hacia sí agarrándole de la nuca para, a continuación reducirlo en el suelo y engrilletarlo, maniobra a la que el detenido se opone realizando fuerza activa, por lo que otros dos agentes cercanos se unen a la maniobra con el objeto de que sea lo más rápida y lo menos lesiva posible para el detenido”.

“Una vez engrilletado e inmovilizado en el suelo Don Francisco es informado por el sargento del motivo de su detención así como de los derechos que le asisten. Sin embargo, en el transcurso de la lectura de derechos Don Francisco interrumpe al agente actuante, quien cesa en la información con la intención de esperar a que el detenido estuviera más calmado y receptivo. Inmediatamente después se introduce al detenido en un vehículo mampara rotulado para su traslado a dependencias del puesto principal de Galapagar a cargo de quien suscribe y donde el detenido va a ser custodiado”

Hoy destacamos: