Aumenta el gasto en Castilla y León por los nuevos altos cargos y asesores asignados para PP y VOX

Una cosa es predicar y otra dar trigo dice el refranero español, que se ha puesto de manifiesto en su máxima expresión en el gobierno conformado por el Partido Popular y Vox en Castilla y León.

En su programa para estos comicios, los de Abascal llevaban en su programa «eliminar las subvenciones a sindicatos y patronales y el gasto político superfluo«.

«Os estamos proponiendo el voto para un movimiento político distinto», dijo Abascal durante la campaña.

Pues bien, ese objetivo sobre el gasto se ha esfumado, el número de altos cargos ha subido a 99, frente a los 93 que existían la pasada legislatura, tal y como informa eldiario.es.

Los datos oficiales de la web de la junta de Castilla y León, constatan que de los 6,5 millones empleados para estos puestos, van a ser superados y se situará por encima de los 7 millones.

El vicepresidente de VOX, García-Gallardo, que tiene un salario de 79.570 euros y ninguna conserjería, tiene un sueldo superior al del presidente Mañueco, que cobra 76.335 euros.

Además, VOX, ha creado un chiringuito al estilo de la oficina del español, como es el cargo del «director de gabinete del vicepresidente», puesto que jamás había existido en el gobierno, y que lo ocupará un familiar de Gallardo por 73.926,22 euros al año.

Hoy destacamos: