El informe de la G. Civil que imputó al delegado del Gobierno en Madrid por el 8M está hecho con recortes de OK Diario e incluye bulos

Eduardo Inda se vuelve a colar en el panorama judicial del gobierno por unas informaciones publicadas en Ok Diario que sirven como pruebas contra el delegado de Gobierno en Madrid, José Manuel Franco.

Bulos y recortes de prensa desmentidos del diario de Inda, se han colado en la instrucción judicial que se investiga dentro del marco de la ‘Operación Sanitario’ que imputa al socialista presuntos delitos de prevaricación administrativa al presidente Sánchez (que está aforado y no es objeto de investigación) y los 17 delegados del Gobierno de España por haber dado luz verde a las manifestaciones feministas del 8M.

La Guardia Civil ha presentado dichas pruebas para la investigación que pretende esclarecer si se dictó la orden a sabiendas del riesgo que se conllevaba celebrarla.

El caso lo lleva la jueza Carmen Rodríguez-Medel, y se han filtrado pruebas poco consistentes tal como ha publicado el diario.es 

En la página 73 del informe aportado de la Guardia Civil Ok Diario  se señala que Fernando Simón admitió el 28 de febrero que había «transmisión comunitaria». Según el atestado, «este escenario define que no se puede contener el virus controlando a las personas que estén infectadas y a su entorno, porque ya no se conocen estos».

Lo que dijo Fernando Simón fue lo contrario: «Esto, según ha explicado, [Simón] se debería a que en los casos que se consideran por ahora ‘trasmisión comunitaria’ (Madrid y Sevilla) se han podido transmitir a un nivel muy bajo».

También se ha incluido como prueba una declaración de la OMS del 30 de enero de 2020 cuando en realidad fue del 11 de Marzo.

El atestado confunde la declaración de pandemia, que en unas horas motivó la declaración del estado de alarma y todas su correspondientes medidas.

Pero la prueba más sorprendente son una imágenes de las ministras en la manifestación del 8-M en las que se les puede ver con guantes morados. El informe da a entender que las ministras conocían el riesgo del virus y por eso portaban guantes, pero los guantes morados son un símbolo del feminismo que se utiliza desde hace años, y hay multitud de imágenes de todo el mundo con este símbolo.